viernes, 18 de mayo de 2018

Los Canelos de Mutis

Hola, esta es una entrada especial para mí (resuelvo dudas que tenía desde el 2010) y un poco larga, les quiero compartir sobre los canelos de Mutis, una historia fascinante y llena de misterio, durante mi carrera universitaria postulé que la tesis que realizaría sería sobre la canela; planta que observé en herbarios y estuve buscando ávidamente cuando me aventuraba en bosques. Actualmente tengo dos pequeñas plantas de canela que compré en Mariquita (Tolima) y eso revivió en mí el aclarar un poco aquellas dudas que me aquejaban desde el año 2010 ¿Por qué era importante la canela durante la colonia? ¿Qué quería Mutis con la canela? ¿La canela que encontramos en Mariquita es descendiente de la canela que sembró Mutis? ¿De dónde viene la canela que consumimos? ¿Qué especie tengo en mi jardín?

dos plantas de canela cassia
Canela de un vivero local. Foto: J. Borbón

Comienzo el tema recordando el libro "El país de la Canela" de William Ospina, donde nos cuenta sobre la búsqueda de un bosque de canela por parte de los conquistadores españoles encabezados por Francisco de Orellana (no comento más para no arruinar la lectura de este maravilloso libro). La canela era una especia de gran valor para los europeos, quienes le atribuían propiedades medicinales y en la conservación de los alimentos (principalmente carne) en una época en que no existía la refrigeración, la canela  permitiá alargar la vida útil de los alimentos, aromatizándolos y haciéndolos más comestibles, como otras especies de la ruta de las especias. En ese entonces, las Indias Occidentales se presentaban como un escenario de gran cantidad de plantas desconocidas que podían ofrecer recursos valiosos para el Imperio español. Parte de las reformas borbónicas buscaron hacer uso de estos recursos, comenzando por ponerle orden a la plantas de sus colonias, uno de los  resultados fue la creación de las Reales Expediciones Botánicas liderada en el virreinato de la Nueva Granada por José Celestino Mutis.

imagen de palmas de coco areca betel árbol de canela Nieuhof 1682
Imagen de Palmas de coco, palma areca o betel y árbol de canela en Asia. Johan Nieuhof. 1682.  Tomada de wellcomecollection.org

En 1763, dos años después de llegar a América, José Celestino Mutis escribió al rey:

 Los montes de América y en especial los del Perú, hacia las provincias de Maynas y Quijos, están poblados de unos árboles cuyo olor, color y sabor han hecho creer hasta a la gente menos instruida que merecen el nombre de canelos.

Años después se creó La Expedición Botánica del Nuevo Reino de Granada por el virrey Antonio Caballero y Góngora y rectificada por el monarca Carlos III.  Esta inició en mayo de 1783 en La Mesa de Juan Díaz (Cundinamarca) y luego de dos meses se trasladó a Mariquita (Tolima). Fue allí donde funcionó la Expedición Botánica, que en su labor linneana de clasificar las plantas de la Indias Occidentales y aportar a la Pharmacopea española, obtuvo en el año de 1786 semillas de canela, enviadas por el corresponsal fray Diego García y provenientes de la región de los indígenas andaquíes (hoy Belén de los Andaquíes, Caquetá), por lo cual se le llamó canela de los andaquíes. Se sembraron 22 semillas en el jardín de la casa de Mutis y nacieron 11 arbolitos que causaron gran alegría a Mutis.

Mutis buscaba que sus canelos le permitieran incrementar los ingresos de sus expediciones, ofreciendo al Imperio España el poder de romper con el monopolio del mercado de la canela que tenía Holanda con la Compañía Neerlandesa de las Indias Orientales, sucedía que la canela comercializada en Europa era de dos tipos, la canela de Ceylan y la canela China, ¿la canela americana sería una de estas especies?, cuando se pudieron comparar con las muestras de canela americana, se concluyó que las especies de canela del nuevo mundo eran diferentes a la canela de Ceylan. Mutis por su cuenta llegó a una opinión similar. A pesar de esto, la canela americana podía tener un valor potencial si su calidad podía mejorarse y podría competir con éxito en el mercado europeo y es donde los canelos de Mutis eran la punta de lanza para esta empresa. De los canelos que mantuviera vivos se podría sacar semilla para establecer una plantación de mayor escala, inicialmente en la Quinta contigua a la Casa de Mutis en Mariquita (predio comprado con dinero de la Real Hacienda), para producir canela a menor precio que el obtenido por la búsqueda y explotación de canela silvestre en los Andaquies, teniendo el Virreinato la oportunidad de vender un producto al Imperio español y este venderlo a través de Europa.

Casa de Mutis o casa de los canelos con descripcion
Casa de Mutis, o casa de los canelos. Foto: J. Borbón.
Para otra vista de la casa de Mutis y el escrito con mayor detalle, lo puedes ver en este link

Para 1790 se ordena el traslado de la Expedición Botánica para Santa Fe de Bogotá, Mutis da cuentas al Virrey sobre sus múltiples trabajos mencionando que tiene 22 arbolitos de canela con tres años de edad y se encuentra haciendo preparativos en la Quinta para la propagación de canela. Sembrando platanales dar sombrío a las futuras plántulas de canela y a más de 200 árboles de nuez moscada que tiene un año de edad. Así mismo pide tiempo para poder trasladarse a Bogotá, alistando las colecciones, libros y demás para el viaje, así como dejar recursos para el cuidado de los canelos y la nuez moscada. Dos años después, el virrey recibe una orden real en la que se solicita hacer todo lo posible para promover el cultivo de la canela de Mutis, dado que su calidad ha sido confirmada por los farmaceutas del rey.

Para 1801, Mutis reporta al virrey Pedro Mendinueta que hay 18 árboles de canela y uno de quina en la Quinta de Mariquita bajo el cuidado de María Antonia Montero, quien le reporta que los canelos son "mejorados y superiores al silvestre". Ya en 1802, Humboldt escribiría que los canelos de Mutis eran considerablemente productivos.

Sin embargo, los canelos de Mutis y proyectos similares realizados en Quito, como el cultivo de canela de Ceylan y china en Filipinas, no tuvieron éxito en su cultivo o, comercialización y distribución suficiente para jugar un papel importante en el comercio de especias. Lo que dejaba a los holandeses con el monopolio.
Junto con otras plantas identificadas por Mutis, por Ruiz y Pavon en Perú, que podrían tener importancia para la corona, la identificación correcta de una planta era el primer paso para introducirla en la economía, pero no el único.Pero su introducción en el mercado por parte de España no generaba buenos resultados quedando perdido el esfuerzo. Se requería resolver problemas de rendimiento y eficacia, siendo necesario ensayos químicos y médicos.

Durante los años siguientes, algunos viajeros que pasan por Mariquita, mencionan el estado del legado de Mutis, de la casa de la Expedición Botánica y los canelos que sembró. Incluso Benjamín Pereira Gamba menciona que en su vista a Mariquita (no se menciona fecha, por lo cual está debió ocurrir entre 1834 y 1890), solo encuentra ruinas de templos, así mismo la casa de Mutis está destruida y se observan seis frondosos y vigorosos canelos.

Jose María Gutierrez cuenta en 1874 que durante su visita a Mariquita, la casa de Mutis estaba desmoronándose, mientras que en el jardín se observan los canelos creciendo y sobreponiéndose a la maleza que los rodea, mostrando al viajero que:

Aquel fue el lugar que algún tiempo habitó la ciencia, y son el único signo de aquel período brillante, signo que quizás no tarde mucho en desaparecer bajo el hacha destructora de los que no respetan recuerdo alguno, por sagrado y glorioso que sea, si los despojos de las reliquias más respetables ofrecen algunos centavos de utilidad a su codicia.

acuarela casa de la segunda expedicion botánica
Imagen posiblemente de la Casa de la Segunda Expedición Botánica. Jose María Gutierrez 1874. Imagen original Banrep

En 1884, el paisajista Eugenio Peña menciona que durante su visita a Mariquita, observó tres hermosos canelos, rodeados de varios pequeños.

casa de los canelos de mutis
Imagen tomada de Mariquita 25 siglos de Historia. No he podido confirmar si hace parte del jardín de Mutis, ni quien tomó la foto. Me queda pendiente averiguarlo.

A mediados de los años 20 del siglo XX, el académico e investigador Manuel José Forero menciona que solo queda un canelo de los once plantados por Mutis, mientras que de las otras plantas del jardín solo queda la memoria. Finalmente, en la última contienda civil (no se especifica cual), las guerrillas que llegaban a Mariquita acampaban en los prados del "Solar del Rey" o el mismo jardín de Mutis, donde las fogatas al pie de los canelos precipitaron su muerte.

En el año de 1932, el Padre dominico Francisco Mora Díaz menciona que de los canelos de Mutis no queda nada, fueron talados, confirmando así su inexistencia, mientras que el jardín botánico es un impenetrable matorral.

Entonces, a pesar del gran esfuerzo que realizó Mutis por sus canelos, estos fueron víctimas del descuido y fueron muriendo de a poco sin mayor doliente, desde la parte administrativa Aníbal Henao menciona que Mutis dejó escrito en su testamento una declaración donde dejaba el terreno "La Quinta" a María Montero y Ruiz como remuneración al cuidado de los canelos del "solar del Rey" y encarga su propagación y aumento. Sobrevivieron dos canelos al cuidado de María Montero, pero por burocracia, el terreno tuvo líos en su sucesión.

Actualmente, en Mariquita queda del legado de Mutis una esquina de la que fue su habitación y en las bases de la casa donde se realizó la Expedición Botánica, se realizó su restauración, la cual fue inaugurada en 1983 por el ex presidente Belisario Betancur. En esta casa se encuentra un jardín con un árbol de caucho, el "chupo", el "bayrrun" y algunos canelos, los cuales en mi primera visita confundí con los que había sembrado Mutis.

canela cassia segunda expedicion botánica
Canela de la segunda casa de la expedición botánica. Foto: J. Borbón

Buscando responder ¿cúal fue la especie de canela cultivada por Mutis? y ¿cúal es la que está sembrada en la segunda casa de la Expedición Botánica? me decidí a buscar con qué nombres se habían conocido los canelos sembrados por Mutis, encontrando un mundo de sinónimos que no concuerdan:

-En primer lugar se viene a la mente que si viene de los Andaquíes, debe ser la especie conocida como canelo de los Andaquíes que es Ocotea quixos Lam. Este nombre es sinónimo de la especie mayormente conocida por su nombre válido Ocotea odorifera (Vell.) J. G. Rohwer.
- Ahora, según Anibal Henao, los canelos sembrados por Mutis pertenecían a la especie Nectandra cinnamomoides Ness, esta planta es sinónima de Ocotea quixos Lam. 
-Por otro lado, Humboldt menciona que el canelo de Mutis es el Laurus cinnamomoides Mutis, sinonimo de Ocotea cinnamomoides (Mutis ex Kunth) Kosterm.
-Las canelas americanas fueron generalizadas como Laurus cinnamomum 
El tipo de hoja de Ocotea odorifera se observa en la siguiente imagen:


hojas de ocotea odorifera
Imagen Ocotea odorifera tomada de Reflora Brasil

Esta hoja difiere bastante de la observada en la canela que encontramos en el jardín de la segunda casa de la Expedición Botánica, al igual que de las canelas que tengo en mi jardín, estas ultimas tienen tres nervaduras bastante marcadas a lo largo de sus hojas mientras que Ocotea odorifera no las presenta.
Por otro lado, las canelas comúnmente comercializadas son la canela de Ceylan (Cinnamomum zeylanicum) sinónimo de Cinnamomum verum J. S. Presl, la cual es considerada como la canela autentica y la canela china Cinnamomum cassia o canela de Indonesia Cinnamomum burmannii Blume. A estas ultimas generalmente se le llama "Cassia" sin importar de cual de estas dos especies provenga.
A continuación, se observan hojas de canela y de cassia:


hojas de cinnamomum burmanii
Cassia Cinnamomum burmannii tomada de Reflora Brasil

hojas de cinnamomum verum
Canela Cinnamomum verum imagen tomada de Reflora Brasil

Al parecer, la canela encontrada en Mariquita y la que tengo en el jardín, pertenecen a la conocida como Canela china o cassia (Cinnamomum burmannii Blume), me atrevo a sugerir esta especie dada la comparación realizada.

Actualmente se argumenta que la canela autentica tiene mejores beneficios para la salud que la cassia, esto se debe principalmente al contenido de cumarina, un compuesto natural que puede convertirse en un anticoagulante y que ha causado hepatoxicidad en ratones, por lo cual se considera que una alta ingesta puede ser toxica para el ser humano.

Por último, Hernando Ávila, un guardabosques autodidacta que vive en Mariquita, apasionado por la historia y la botánica, menciona sobre los canelos de Mutis que durante la Guerra de los Mil Días, se mandó a fusilar los canelos. Menciona también al señor Moisés Pacheco, quien plantó canelos y tampoco tuvieron buena suerte, siendo destruidos en 1936 por decisión de un alcalde, termina mencionando a Ricardo Galvis, quien recogió semillas de canelo y el padre de Hernando tuvo la fortuna de sembrar en su casa, al parecer, el legado de Mutis continua, habrá que verlas para reconocer que especie de canela son y salir de la duda que me planté en 2010.

Si conoces más datos sobre los canelos de Mutis, por favor escribelo en los comentarios.

Javier

Bibliografia:
-Bleichmar, D. 2016. El imperio visible. Expediciones botánicas y cultura visual en la Ilustración hispánica. Fondo de Cultura Económica. 278p.
-Chen, P., Sun, J. y P. Ford. 2014. Differentiation of the four major species of cinnamons (C. burmannii, C. verum, C. cassia and C. loureiroi) using a flow injection mass spectrometric (FIMS) fingerprinting method. J. Agric. and Food Chem. 62 (12): 2516-2521 (link)
-Henao, A. 1962. Los "Canelos" de la expedición Botánica". ElTiempo Dic. 30. En: Moreno, A (Compilador). 2016. Mariquita 25 siglos de Historia. Mariquita-Colombia. 300pp
-Nieto, M. 2006. Remedios para el imperio. Historia natural y la apropiación del nuevo mundo. Bogotá. Universidad de los Andes. CESO. 2da ed. 248 p.
-Zerda, L. 1883. José Celestino Mutis. Papel Periodico Ilustrado. pp: 117-128, En: Moreno, A (Compilador). 2016. Mariquita 25 siglos de Historia. Mariquita-Colombia. 300pp
https://www.revistaarcadia.com/impresa/articulo/la-segunda-expedicion-botanica/22686

No hay comentarios.:

Publicar un comentario